Reglas de oro para convivir en el gym

En un lugar en donde coinciden tantas personas, en diferentes horarios y con diversos objetivos, como lo es un gimnasio, la convivencia es un punto clave para que ese tiempo que dedicas al entrenamiento sea de calidad y en un espacio en donde tanto tú, como los demás se sientan bien.

Por ello seguir ciertas “normas no escritas” o “reglas de oro” en cuanto a convivencia harán del gimnasio un lugar más feliz y aquí te las contamos.

Controlar los gemidos y quejidos

Un pequeño ruido por el esfuerzo es aceptable, pero lanzarte todo un repertorio de gemidos y quejidos puede ser muy molesto para todos a tu alrededor.En este caso lo recomendable es hacer profundas inhalaciones y exhalaciones.

Evitar el uso de perfumes fuertes

Jamás debes olvidar tu desodorante, pero lo ideal es entrenar sin perfume, sobre todo si el mismo no posee una fragancia ligera.

Llevar una toalla

Esto te resultará muy útil para secar tu sudor, o limpiar alguna máquina que quieras utilizar y que se encuentre sucia o sudada.

No acaparar máquinas

Es importante respetar el espacio y tiempo de los demás, como esperas que se respete el tuyo, por ello evita acaparar máquinas, mancuernas y equipo de entrenamiento y que su uso sea por un tiempo adecuado.

Regresar todo a su lugar

No cuesta nada mantener el orden, y esto permite que todos puedan encontrar el equipo fácilmente y aprovechar el tiempo al máximo, así que una vez termines de usar las mancuernas o los artículos en general, regresa todo a su lugar.

Ser considerado

Si quieres utilizar una maquina o unas mancuernas específicas y alguien más las está usando, consulta de forma amigable si les queda mucho tiempo o haz otro ejercicio, jamás te quedes allí parado mirando y ejerciendo presión.

Aprender a desconectarte

El entrenamiento es un momento para la desconexión y descarga de tensiones del día. Evita utilizar el teléfono, en especial para llamadas telefónicas.

Soltar las pesas con suavidad

No tienes que hacer un agujero en el suelo, no es difícil soltar las pesas de forma sutil, estamos seguros que si tienes fuerza para levantarlas, también la posees para controlar la forma en la que las dejas caer.

Agua para todos

Está claro que hidratarse es muy importante a la hora de entrenar, pero no por ello debes acaparar la fuente agua, llenando de forma constante una botella de dos litros, seamos considerados.

Ser prudentes con tus pertenencias

Es ideal ir preparados al gimnasio con todos los artículos que vamos a necesitar, sin embargo, no debes ocupar medio gimnasio con tus pertenencias, cuanto menos espacio invadas mejor, procura utilizar los lockersy no olvides llevar tu candado con su llave.

Ser puntual

Llegar 5 o 10 minutos antes de que inicie una clase, te permitirá escoger un buen lugar y prepararte para la rutina, también implica realizar el entrenamiento completo, incluyendo el calentamiento.

Limpiar el área de entrenamiento

Una vez hayas terminado tu rutina, devuelve las mancuernas y limpia el sudor de la máquina ¡Nadie disfruta de un gimnasio sucio ni desordenado!

“El entrenamiento es un momento para la desconexión y descarga de tensiones del día. Evita utilizar el teléfono, en especial para llamadas telefónicas.”

¡Si te gustó la Publicación, compártela con tus Amistades!
2018-11-06T17:47:49+00:00 noviembre 1st, 2018|