¡Tips para aumentar tu energía!

La fatiga y los niveles bajos de energía son problemas más comunes de lo que puedes imaginar y de los que todos podemos ser víctimas en algún momento. Esta sensación de desgano puede afectar tu día a día, dificultando la productividad en el trabajo y en cada una de tus actividades diarias, afortunadamente existen algunas recomendaciones que pueden ayudar a aumentar tu energía y en consecuencia a disfrutar de cada día con muy buen ánimo.

En ocasiones, la forma más rápida que encontramos para combatir esta disminución de energía es con un bocado cargado de azúcar o cafeína, que nos ayude a terminar el día y a luchar contra la falta de entusiasmo y vitalidad de la que somos protagonistas, no obstante, esta “solución” solo logra un pico de energía breve y desequilibrado, que a la larga es contraproducente y realmente no actúa sobre el problema, lo ideal es recurrir a métodos efectivos y saludables en pro del cuerpo y la mente.

Hoy te compartimos varios, así que anímate a ponerlos en práctica!

Mantente activo

Una de las maneras más rápidas de aumentar tu energía es tan fácil como levantarte y moverte y es que nuestro cuerpo está diseñado para estar activo y aun así cada vez somos más sedentarios, sin embargo, es importante saber que el pasar mucho tiempo inactivos, no solo puede generarnos problemas de salud, sino que también afecta directamente nuestra energía. Sin importar la actividad que elijas, verás que tus niveles de energía aumentarán al incorporar algunos ejercicios a tu rutina.

Aliméntate de forma adecuada

Una nutrición deficiente definitivamente influye en unos niveles bajos de energía. Incluye proteínas en tu dieta, selecciona fuentes de carbohidratos complejos que aumentan la energía, como vegetales, legumbres y granos, inclínate por una dieta rica en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados para tener más vitalidad y un corazón más sano e incorpora frutas y vegetales repletos de vitaminas y minerales que dejarán satisfecho a tu cuerpo y le otorgarán fuerza a lo largo del día.

Finalmente evita el azúcar y con ello el efecto fugaz de energía. Una buena opción a consumir es el chocolate amargo, debido a los flavonoides que favorecen tu rendimiento mental y estado de ánimo.

Respira larga y profundamente

Tu respiración es un factor que puede influir en el estado de tu mente y cuerpo, si tu respiración es lenta y superficial puede estar afectando tu energía, por lo que una respiración rápida y profunda puede ayudarte a llevar a tus pulmones hasta su máxima capacidad.

Existen quienes piensan que este aire adicional no sólo se trata de oxígeno, sino también de la fuerza de la vida que anima a todos los seres vivos (Prana). Cuando te sientas con poca energía respira larga y profundamente durante algunos minutos y notarás la diferencia.

Conéctate con la energía del exterior

En la actualidad la mayoría de las personas trabajan y viven en ambientes cerrados, controlados con luz y aire artificial, esto definitivamente puede afectar el estado de ánimo y reducir los niveles de energía, por lo que una solución super sencilla pero poderosa, es salir a disfrutar del aire libre, esto tendrá un efecto inmediato en tu humor y vitalidad y te permitirá conectarte con la energía ilimitada que brinda la naturaleza.

La Música puede ser la respuesta

Todo el tiempo estamos recibiendo energía vibracional en forma de sonidos y ellos dependiendo de su ritmo y frecuencia pueden relajarte o animarte y llenarte de energía, que es lo que buscamos, escucha sonidos o canciones vibrantes y de ritmos contagiosos que disfrutes y por los cuales te dejes llevar.

Bebe suficiente agua

La deshidratación por falta de suficiente agua, puede causar sensación de fatiga y baja energía, así que mantente hidratado tomando entre 9 y 12 vasos de agua al día y evita las bebidas azucaradas, así como el exceso de cafeína.

¡Estírate!

Estirar tu cuerpo puede darte ese empujón de energía extra que estás necesitando, realiza algunos movimientos básicos en tu casa u oficina:

  • Estira los brazos y las manos por encima de la cabeza lo más alto que puedas y mantén la posición entre 10 y 15 segundos.
  • Con los brazos estirados a los lados, baja el torso a un extremo de tal manera que una mano toque el piso y la otra apunte hacia arriba. Mantén esta posición de 10 a 15 segundos y luego repite con el otro lado.
  • Párate derecho, baja el dorso de frente y tócate los dedos de los pies mientras tus piernas están lo más rectas posible.

Dulces sueños

Si no duermes lo suficiente o duermes mal, es posible que sientas poca energía producto del cansancio, los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño. Te recomendamos desconectarte de todos los aparatos eléctricos al menos una hora antes de acostarte a dormir, así como limitar el consumo de cafeína y estimulantes, para asegurar una buena noche de sueño que te permita despertar lleno de energía y listo para afrontar el día.

Adicionalmente intenta relajarte, dejando tus problemas a un lado, pues el estrés puede intensificar problemas asociados a la fatiga y a la falta de sueño.

“La deshidratación por falta de consumo de suficiente agua, puede causar sensación de fatiga y baja energía…”

¡Si te gustó la Publicación, compártela con tus Amistades!
2018-08-01T16:18:03+00:00 agosto 1st, 2018|