Yoga en el embarazo

Seguro más de una vez habrás escuchado que el yoga es uno de los ejercicios ideales para realizar durante el embarazo y efectivamente lo es, a través del método “yoga prenatal”, una especialidad que deriva de la práctica, a la que cada vez acuden más embarazadas.

Durante el embarazo el cuerpo de las mujeres pasa por muchos cambios que crean tensión mental y física, definitivamente una forma de lidiar con esto y mantener una mente y un cuerpo sano en este periodo, es mediante el yoga prenatal.

Este yoga se concentra en la realización de posturas ideales para mujeres embarazadas con el objetivo de aumentar la fuerza y la flexibilidad, así como el hecho de desarrollar técnicas de respiración y relajación que resultarán muy útiles a lo largo del embarazo y durante el trabajo de parto.

Beneficios del yoga prenatal

  • Mejora el sueño.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Aumenta la fuerza, la flexibilidad y la resistencia.
  • Disminuye el dolor de la espalda baja.
  • Disminuye las náuseas.
  • Disminuye el síndrome del túnel carpiano.
  • Disminuye los dolores de cabeza.
  • Reduce el riesgo de parto prematuro.
  • Disminuye el riesgo de restricción del crecimiento intrauterino.
  • Expande el sistema de apoyo al conocer otras mujeres embarazadas.
  • Disminuye las posibilidades de sufrir depresión posparto.

Lo que debes tener en cuenta…

  • La forma más segura de tomar una clase de yoga durante el embarazo, es buscar una diseñada para tal fin (yoga prenatal).
  • Es importante que las clases sean impartidas por un instructor de yoga prenatal certificado, ya que poseen el conocimiento pertinente acerca de las posturas ideales y las que se deben evitar.
  • Es recomendable moderar la rutina de yoga a unos 30 minutos sin exigirse de más, la idea es relajarse y que sea una experiencia terapéutica. Asiste solo si te sientes bien.
  • Si bien hay muchos beneficios, es importante recordar que no todas las prácticas son seguras para las mujeres embarazadas, evitar yogas que requieran de un ambiente caliente.
  • Cualquier pose que implique recostarse sobre la espalda, que requiera gran cantidad de estiramiento abdominal, torsiones o posturas boca abajo, no se recomiendan para las mujeres embarazadas.
  • No se debe realizar la práctica de yoga prenatal en mujeres que padezcan riesgo de parto prematuro.
  • En cada caso siempre es recomendable consultar a su médico antes de comenzar a practicar el yoga prenatal.

Durante el embarazo el cuerpo de las mujeres pasa por muchos cambios que crean tensión mental y física, definitivamente una forma de lidiar con esto y mantener una mente y un cuerpo sano en este periodo, es mediante el yoga prenatal.

¡Si te gustó la Publicación, compártela con tus Amistades!
2018-05-21T10:42:53+00:00 junio 1st, 2018|